Iglesias Cristianas de Dios

 

[CB15]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

José: El Hijo de Jacob

Parte 2

 

(Edición 2.0 20030202-20070128 )

 

Como resultado de la hambruna en la tierra de Egipto, los hermanos de José se presentan ante él por primera vez en trece años para pedirle comida. Y aunque él reconoce a sus hermanos, José no se da a conocer ante ellos al principio. No obstante, finalmente José se reúne con sus hermanos y con su padre.

 

 

Christian Churches of God

PO Box 369, WODEN ACT 2606, AUSTRALIA

 

Correo electrónico: secretary@ccg.org

 

 

 

(Derechos de propiedad literaria ã 2003 CCG, ed. 2007 Wade Cox)

Tr. 2008

 

Este documento puede copiarse libremente y distribuirse con tal de que se copie en su totalidad sin alteraciones o tachaduras. Debe incluirse el nombre del editor y dirección y el aviso de derechos de propiedad literaria. Ningún cargo puede realizarse a los destinatarios de copias distribuidas. Las citas breves pueden ser incluidas en artículos críticos y revisiones sin interferir en los derechos de propiedad literaria

 

 

Este documento se puede obtener desde los sitios internet:
http://www.logon.org/spanish/
y http://www.ccg.org/


 

 

José: El Hijo de Jacob Parte 2 [CB15]


 

Los hermanos de José van a Egipto

 

La hambruna se había extendido a otras naciones mas allá de Egipto, y la casa de Jacob en Canaán no fue la excepción. Por este motivo, cuando Jacob vio que los diez hijos que le quedaban no se iban a Egipto donde podían comprar provisiones, él les preguntó: "¿Por qué se miran unos a otros? Efectivamente he oído que hay grano en Egipto" (Gen. 42:1-2).

 

Recuerden que como hemos visto en estudios previos, los otros hijos de Jacob le habían dicho que un animal salvaje había asesinado a José. Dado a que Jacob no quería que le nada malo le ocurriera al que él consideraba el único hijo con vida que le había dado su fallecida esposa Raquel, Jacob mantuvo a Benjamin detrás mientras los otros diez hijos partieron hacia Egipto (Gen. 42:3-5).

 

A su llegada a Egipto, los hermanos de José vinieron antes de él haciendo reverencias con sus rostros humildemente hacia la tierra. Ellos hicieron esto como señal de respeto por un hombre importante. Podemos recordar que en la Parte 1 de la historia, José era segundo en rango de mando bajo el Faraón de Egipto. José sabían quienes eran y recordó el sueño que había tenido cuando era un joven muchacho – que sus hermanos estaban haciendo reverencia ante él. Entonces ese sueño finalmente se había vuelto realidad (Gen. 42:6-9).

 

Ellos no reconocieron a su hermano José después de tantos años, porque él era un joven muchacho cuando ellos lo vendieron como esclavo y ahora él era un hombre adulto. Además él se veía como cualquier egipcio. Pero ellos supieron del poder del hombre que estaba frente a ellos. José quiso decirles quién era y abrazarlos, pero decidió esperar. Al notar que su hermano menor  Benjamín no estaba presente, José comenzó una de las dos pruebas que sus hermanos debían experimentar para poder aprender de sus errores del pasado.

 

Génesis 42:9 " Entonces José se Acordó de los sueños que había tenido acerca de ellos y les dijo: --¡Sois Espías! Para ver los lugares desprotegidos del País habéis venido.

 

Los hermanos de José negaron sus acusaciones de que eran espías que habían venido a Egipto para poder informar a las naciones enemigas sobre las debilidades de Egipto.

 

Ellos respondieron: --Tus siervos somos doce hermanos, hijos de un mismo hombre de la tierra de Canaán; pero el menor se ha quedado ahora con nuestro padre, y el otro ya no Está con nosotros.  (Gen. 42:13)

 

Pero José continuo acusándolos. Él sabía que ellos no eran verdaderos espías, pero decidió asegurarse que su rango y poder seguía siendo el foco de su atención. El hizo esto asegurándoles que no dejarían Egipto a no ser que su hermano menor viniera a Egipto como prueba de que lo que habían dicho era verdad (Gen. 42:14-16).

 

Luego de mantenerlos en prisión por tres días, José permitió que todos menos uno de sus hermanos volvieran a casa y a su padre con grano para ayudar a sus familias durante la hambruna (Gen. 42:17-20). Finalmente, al darse cuenta de que estaban pasando por todo esto a causa de lo que le habían hecho a su hermano José en el pasado, los hermanos discutieron su culpa y la posibilidad real de perder la vida como consecuencia de sus acciones pasadas.

 

Génesis 42:21-22 Y se Decían el uno al otro: --Verdaderamente somos culpables con respecto a nuestro hermano, pues a pesar de ver la angustia de su alma cuando nos Pedía Compasión, no le escuchamos. Por eso ha venido sobre nosotros esta desgracia. 22 Entonces Rubén les Respondió diciendo: --¿No os hablé yo, diciendo: "No pequéis contra el muchacho", y no me escuchasteis? He aquí, también su sangre nos es demandada."

 

José hablaba la lengua egipcia y sus hermanos solo hablaban hebreo, entonces toda esta conversación entre los hermanos se realizó por medio de un intérprete. Esta persona podía hablar los dos idiomas (Gen. 42:23). Pero José recordaba su lengua materna y entendió lo que sus hermanos estaban diciendo. Él estaba apenado por sus hermanos entonces se retiró para que ellos no lo vieran llorar. Cuando José regresó, hizo que ataran a Simeón como prisionero ante la mirada de sus otros hermanos (Gen. 42:24).

 

Los hermanos regresan a Canaán

 

Antes de que los hermanos liberados emprendieran su regreso a la casa de su padre  Jacob, José, desconocido por sus hermanos ordenó a sus siervos que colocaran el dinero de sus hermanos nuevamente en sus bolsas. Cuando uno de los hermanos abrió su bolsa de grano en el lugar donde se habían detenido para acampar, ¡encontró todo su dinero en la bolsa! Él se lo mostró a sus hermanos y ellos también encontraron su dinero en sus costales de grano. De pronto todos se atemorizaron porque pensaron que podrían ser acusados de robar el dinero si José lo descubría (Gen. 42:25-28).

 

Intenta imaginar el miedo que pudieron sentir los hermanos al creer que tendrían que responder por sus acciones ante el segundo individuo más poderoso en la nación más ponderosa del mundo. A menudo es difícil responder ante nuestros padres por nuestras acciones, ¡piensa lo difícil que sería tener que responder por nuestros errores ante los líderes de nuestras naciones!

 

Luego de haber regresado a la tierra de Canaán, los hermanos se presentaron ante Jacob rápidamente y le contaron todo lo que les había pasado en Egipto. Cuando Jacob vio los fajos de dinero de los costales de sus hijos, él también se atemorizó. Porque, Jacob creía que José y Simeón estaban muertos, y ahora Benjamin debía regresar con sus otros hijos a  Egipto. Como hijo mayor, Rubén intentó asegurarle a su padre que si Benjamin quedaba a su cuidado, él se aseguraría que Benjamin regresara con ellos, aún a costa de las vidas de sus dos propios hijos (Gen. 42:29-36).

 

Génesis 42:37 " Rubén Habló a su padre diciendo: --Haz morir a mis dos hijos si no te lo traigo de vuelta. Entrégalo en mi mano, que yo te lo traeré de vuelta.

 

Preocupado por cualquier peligro que pudiera presentarse a Benjamin durante el su viaje, Jacob se negó por el momento a dejarlo ir (Gen. 42:38). Sabiendo cuánto nos aman nuestros padres en verdad, así como Dios también ama a Sus hijos, es fácil darse cuenta cuán difícil debió haber sido para Jacob exponer a Benjamin a una situación en la cual peligraría su vida; especialmente cuando Jacob creía que ya había perdido dos hijos, José y Simeón.

 

Sin embargo, cuando la hambruna se volvió severa, Jacob no tuvo opción y tuvo que permitir que Benjamin regresara a Egipto con sus otros hijos para que obtuvieran provisiones. Esta vez, Judá se hizo responsable por la seguridad de Benjamin. Judá prometió que si algo le pasara a Benjamin, él sería culpable por siempre (Gen. 43:1-9).

 

Intenta recordar quienes tomaron una maldición sobre ellos mismos en la familia de Jacob cuando él era mas joven. Si nos referimos a lecciones anteriores y a la Biblia misma, ¿qué es lo que dice Dios que está mal con respecto a aceptar que una maldición o culpa caiga sobre nosotros?

 

Jacob finalmente aceptó que Benjamin tuviera que regresar con sus otros hermanos a Egipto, porque el resto de sus hijos y nietos estaban sufriendo por la hambruna. Sin embargo, para asegurarse de que no volvieran a Egipto con las manos vacías, Jacob envió con ellos obsequios como frutas, bálsamo, miel, especias, mirra, pistachos y almendras (Gen. 43:10-11).

 

Junto con esos presentes, los hijos también debían llevar el doble de la suma de dinero que ellos habían llevado en su primer viaje a  Egipto. También se les dijo que devolvieran el dinero que habían encontrado en sus bolsas de grano, en caso de que hubiera quedado en sus costales por algún descuido (Gen. 43:12-13).

 

Cuando ellos salían, Jacob declaró, "Que Dios Todopoderoso les de misericordia ante este hombre, que él libere su otro hermano y a Benjamin. Si he de ser privado de ellos, que así sea” Gen. 43:14).

 

Llegado a este punto de la hambruna, Jacob se había dado cuenta de que si no reponía las provisiones de su hogar, se perderían más vidas, no solo las de Benjamin y sus otros hijos. Al haber estado dispuesto a perder a Benjamin y al haber enviado a sus otros hijos de vuelta a Egipto, Jacob demostró su voluntad de sacrificar a Benjamin, así el resto de su familia podría sobrevivir en el futuro.

 

Cuando José vio a sus hermanos regresar con Benjamin, le dijo a su mayordomo que matara un animal para preparar una fiesta que se haría en su casa. Una vez que los hermanos fueron llevados a la casa de José, ellos se atemorizaron inmediatamente ante las posibles razones por las cuales habían sido llevados allí. Asumiendo que la razón era el dinero que ellos habían encontrado en sus costales de grano en su visita anterior, ellos se acercaron al mayordomo para explicarle su situación. El mayordomo, conociendo la naturaleza de la visita, aseguró a los hermanos que su presencia allí era por razones de paz (Gen. 43:15:23).

 

Después de haber lavado sus pies que estaban sucios por el viaje, bebido algo de agua, y  alimentado a sus burros, los hermanos prepararon sus presentes para la llegada de José a medio día (Gen. 43:24-25).

 

Cuando José llegó le entregaron los obsequios de  Jacob. Él preguntó por su padre y le dijeron que aún estaba con vida y que gozaba de buena salud. Mientras sus hermanos hacían reverencia humildemente ante él, José reconoció a su hermano menor Benjamín y le habló diciendo, "Sea Dios bondadoso contigo, hijo mío." José pronto sintió deseos de abrazar a Benjamin. Por este motivo, el tuvo que irse lejos de sus hermanos una vez mas para ocultar sus emociones así como su verdadera identidad. Cuando José regresó, todos estaban sentados en orden exacto de acuerdo a su edad, desde el mayor al menor (Gen. 43:26-33).

 

Debido a que los egipcios pensaban que era vergonzoso comer con hebreos, ellos se sentaron separados de la familia de José. Los hermanos de José estaban sorprendidos al ver que este hombre, que ellos pensaban que no tenía conocimiento verdadero de su familia, los había hecho sentar de acuerdo a su derecho por nacimiento y edad. No solo eso, ellos debieron haber sentido curiosidad por saber por qué José se había asegurado que la porción de Benjamin fuera cinco veces mas grande que la de los otros (Gen. 43:34).

 

Si analizamos la importancia de la porción de comida de Benjamin, debemos comprender el significado bíblico del número cinco. Aunque la  Biblia a menudo se refiere al número cinco en relación con la gracia divina sin necesidad de prueba, quizás como Benjamin no pasó por las pruebas que enfrentaron sus medio hermanos en aquel momento, la importancia de que José favoreciera a su verdadero hermano por encima de sus medio hermanos puede ser igualmente significativa.

 

Si vemos el modelo que nos muestra Dios el Padre podemos ver que, como Él, ni José ni nosotros podríamos hacer “distinción de personas" (Hechos 10:34). Como ejemplo de la propia vida de José, vemos cómo los celos y el enojo que había crecido entre los hermanos, como resultado del favoritismo de Jacob, finalmente condujo a la conspiración para matar a  José.

 

La copa de José

 

La segunda prueba a la cual José expuso a sus hermanos fue ubicar a Benjamin en un lugar de potencial culpabilidad fatal. Para hacer esto, José hizo que el encargado de su casa devolviera nuevamente el dinero a los hermanos en sus costales de grano, pero José le dijo a su sirviente que además colocara en el costal de Benjamin la copa de plata de José. Entonces, luego de que los hermanos se fueran con sus burros al amanecer el encargado de la casa de José los siguió. Cuando el mozo se acercó a ellos los acusó de haber robado pertenencias personales de su bondadoso anfitrión (Gen. 44:1-8). Ellos negaron nuevamente la acusación, diciendo:

 

" Aquel de tus siervos en cuyo poder sea hallada la copa, que muera; y nosotros seremos esclavos de mi señor." (Gen. 44:9)

Ansiosos por demostrar su inocencia, ellos abrieron rápidamente sus costales de grano para que los inspeccionara. Fue entonces que, después de haber inspeccionado desde el mayor al menor, la copa de plata fue encontrada en poder de  Benjamin. Como era la costumbre de aquellos tiempos cuando alguien sentía emociones muy fuertes, rasgaban sus camisas. Ellos se sentían culpables y temían por la vida de su hermano menor y posiblemente también por sus propias vidas. Una vez mas ellos necesitarían hacerle entender la situación a José, entonces los hermanos se dirigieron de vuelta a la ciudad (Gen. 44:10-13).

 

Ellos admitieron la culpa por lo que había pasado con la copa de plata, así como por sus errores anteriores, e hicieron reverencia humildemente ante José nuevamente y ofrecieron ser sus siervos. Al ver esta demostración de humildad, José habló con ellos y les dijo, "El hombre en cuya mano se encontró la copa, será mi esclavo. Y con respecto a ustedes, vuelvan en paz a vuestro padre” (Gen. 44:14-17).

 

Dado a que la copa de plata fue hallada en posesión de Benjamin, él corría el riesgo de convertirse en esclavo de José, que era gobernador de Egipto. Al darse cuenta de que lo que le estaba pasando a Benjamin era muy similar a lo que ellos habían hecho a José en su juventud, los hermanos debieron haber sentido una gran culpa. ¿Qué habría hecho cualquiera de nosotros si hubiéramos sido uno de los hermanos de Benjamin?

 

Judá intenta salvar a Benjamin

 

Para Judá la respuesta era simple. El temía que su padre no iba a vivir mucho más y que la culpa recaería sobre él por siempre si no traía a Benjamin de regreso a Canaán. Esperando poder explicar su situación, Judá se acercó a José para contarle toda la historia de lo que había ocurrido (Gen. 44:18-32). Entonces Judá le imploró a  José.

 

Génesis 44:33-34 " permite ahora que tu siervo quede como esclavo de mi señor en lugar del muchacho, y que el muchacho regrese con sus hermanos. 34 Porque, ¿Cómo volveré yo a mi padre si el muchacho no Está conmigo? ¡No podré, para no ver la desgracia que Sobrevendrá a mi padre."

 

José revela quién es

 

Judá había desempeñado un rol importante en el secuestro de José y su venta como esclavo. Cuando José escuchó a Judá decir que estaba dispuesto a dar su propia vida por la vida de su hermano menor, José se quebró y lloró ante todos los que estaban en el lugar. Una vez que todos sus sirvientes egipcios dejaron la habitación José les dijo a sus hermanos quién era en realidad (Gen. 45:1-4).

 

Luego de una reunión llena de lágrimas, José les dijo a sus hermanos que no tenían la culpa por haberlo vendido como esclavo; que había sido por Dios que él había llegado a donde estaba como segundo en poder con respecto al Faraón y que había sido el encargado de preservar la vida durante aquellos años de hambruna (Gen. 45:5-8).

 

Cuando el Faraón recibió informes de los sirvientes de su casa de que los hermanos de  José habían venido, el Faraón y sus sirvientes se alegraron por José. Como resultado de esto, el Faraón le dijo a José que enviara a sus hermanos de vuelta a Canaán, que trajeran a su padre y a todos los familiares de Jacob, y que regresaran a  Egipto. El Faraón iba a darle a Jacob la mejor tierra en Egipto, también conocida como ‘lo  gordo de la tierra’. José hizo lo que el Faraón ordenó (Gen. 45:9-21).

 

José les dio a sus hermanos una muda de ropa, pero a Benjamin le dio cinco cambios de ropa y trescientas piezas de plata. Y para su padre, José envío diez burros machos cargados con productos de Egipto y luego diez burras cargadas con grano, pan, y alimentos para el viaje (Gen. 45:22-24).

 

El simbolismo de los grupos de burros no solo es importante en un sentido físico. Si bien los símbolos encontrados en la Biblia pueden ser demasiado difíciles para entender en este momento, en el futuro será muy importante para comprender el Plan y el Calendario de Dios.

 

En simbolismo, el número diez normalmente representa culminación y un nuevo comienzo. El número dos, como en los dos grupos de diez burros, representa diferencia. Es muy posible que para José, enviar los burros en grupos de diez fuera una prueba simbólica para su padre Jacob de que él estaba con vida y que podrían volver a comenzar de su relación.

 

Al llegar a la tierra de Canaán, los hermanos de José le dijeron a su padre que José estaba con vida y que ahora era el gobernador de Egipto. Al principio, Jacob no les creyó a sus hijos, quizás por la decepción anterior cuando ellos le dijeron que José había sido asesinado por un animal salvaje cuando era un hombre joven. Sin embargo, una vez que Jacob vio los burros y todo lo que había sido enviado para él desde Egipto, Jacob creyó que José realmente estaba con vida. Esto hizo muy feliz a Jacob. Entonces, Jacob les dijo a sus otros hijos que no demoraría, que iría a Egipto a ver a José antes de su muerte. (Gen 45:25-28).

 

Como nos muestra este ejemplo de la vida de José, no debemos tener favoritismos ni como padres ni como hermanos, como hizo Jacob con José y José con Benjamin. No debemos dudar de los sueños o la manera en que Dios hace Su obra, porque esto no siempre tendrá sentido para nosotros. Y finalmente, nunca debemos apresurarnos a reaccionar ante nuestras emociones como hizo el hermano de José con él, porque siempre hay consecuencias por nuestros pensamientos y acciones.

 

El viaje de Jacob y sus hijos a Egipto

 

Entonces Jacob y sus hijos y todas sus familias partieron con todas sus pertenencias. En el camino, Jacob tuvo una visión o un sueño en el cual el Ángel de Jehová le habló y le dijo que no temiera ir a Egipto, porque Dios tenía planes para su familia allá (Gen. 46:1-3).

 

Cuando José supo que su padre estaba en camino  se dirigió a Gosén a su encuentro. Imagina la alegría de Jacob al encontrar a su hijo favorito después de tantos años y especialmente cuando había pensado que estaba muerto. Entonces ellos lloraron lágrimas de felicidad. Jacob ahora estaba preparado para morir porque había visto a José una vez mas (Gen. 46:29-30).

 

José les dijo a sus hermanos que le dijeran al Faraón que ellos estaban acostumbrados a trabajar con el ganado. A la mayoría de los  egipcios no les gustaban las personas que hacían este trabajo, porque para ellos el ganado y las ovejas eran sagrados (Gen. 46:31-34).

 

Cinco de los hermanos fueron llevados ante el  Faraón y cuando él supo que ellos se encargaban del ganado y las ovejas, el Faraón le dijo a José que los dejara establecerse en la tierra de Gosén. Este era el mejor lugar para los rebaños y no mucho egipcios vivían allí, entonces José estaba feliz por su familia (Gen. 47:1-6).

 

Después, José llevó a su padre ante el Faraón y él fue muy respetuoso con Jacob. Cuando el Faraón le preguntó su edad, Jacob le dijo que había vivido por 130 años (Gen. 47:7-9). Después de esto José estableció a su padre y hermanos en Gosén. Él también se aseguró de que todos tuvieran suficiente alimento para comer (Gen. 47:10-12).

 

La hambruna continua

 

Mientras tanto, la hambruna empeoró y el pueblo tuvo que pagar por el grano que obtenía de José; pero finalmente se quedaron sin dinero. Esto también muestra que ellos no se prepararon en realidad para los momentos difíciles, no ahorraron durante los momentos en que tenían en abundancia (Gen. 47:13-15).

 

Pero el pueblo tenía hambre y reclamaba pan a gritos. José les dijo que podrían traer a sus animales y cambiarlos por alimentos. Pero con el tiempo también se quedaron sin animales  y reclamaron de nuevo. Esta vez entregaron su tierra al Faraón para poder comer. Todas las personas vendieron sus tierras porque la hambruna era terrible. Entonces algunas personas se mudaron a las ciudades para vivir y ser alimentados hasta que la hambruna terminó. La única tierra que no fue vendida era la tierra que le pertenecía a los sacerdotes egipcios. Ellos recibieron una ración de alimentos del Faraón (Gen. 47:16-22).

 

Cuando pasaron los malos tiempos las personas recibieron semillas para plantar en la tierra y el rey les pidió que le entregaran un quinto de todo lo que produjeran. Las otras cuatro partes eran de ellos. La gente estaba contenta con este plan dado a después de todo fueron salvados de morir de hambre. Tal como José había dicho, los siete años de hambruna habían terminado y finalmente llegaron las lluvias (Gen. 47:23-26).

 

Jacob adopta los hijos de José

 

El padre de José y sus hermanos habían estado en Egipto por diecisiete años cuando le dijeron a José que su padre estaba muy enfermo. Entonces él tomo a sus hijos, Efraín y  Manases y fue con su padre. Jacob le dijo a José lo que el Ángel le había dicho mucho tiempo atrás que una gran nación surgiría de él y que la tierra de Canaán sería entregada a las generaciones que vinieran después de Jacob (Gen. 48:1-4).

 

Jacob entonces le dijo a José que quería adoptar a sus dos hijos, así serían incluidos con sus otros hijos en las bendiciones y promesas del Señor. Al hacer esto él se aseguraría de que Efraín y Manases quedaran en su familia y no se mezclaran con las familias egipcias, dado a que su madre era egipcia (Gen. 48:1-5).

 

Jacob bendijo a José y a sus hijos y le dijo a José que Dios estaría con el y lo llevara de vuelta a la tierra de sus padres (Gen. 48:21-22). Entonces Jacob bendijo a todos sus otros hijos (Gen. 49:1-2). Después de esto Jacob exhaló por última vez y murió (Gen. 49:29-33).

 

José lloró sobre su padre y lo besó. Luego ordenó a los egipcios que prepararan el cuerpo de su padre para el entierro. Tardaron cuarenta días en embalsamarlo; luego hubo un largo período de duelo por Jacob. Cuando todo esto terminó José le dijo al Faraón que su padre le había hecho jurar que regresaría su cuerpo a Canaán. El Faraón le dijo que cumpliera los que su padre le había pedido. Entonces, sus hermanos, todos los sirvientes del Faraón y los mayores de su casa y todos los mayores de Egipto fueron con él. Cuando llegaron allá, hicieron otros siete días de duelo. Después de esto todos regresaron a Egipto sabiendo que habían cumplido la promesa que le habían hecho a su padre (Gen. 50:1-14).

 

Por medio de todo esto José finalmente se había reconciliado con sus hermanos. Todos sus problemas del pasado fueron dejados de lado. Él les aseguró a sus hermanos que les daría sustento a ellos y a sus familias (Gen. 50:15-21). José no buscó venganza por las cosas malas que sus hermanos le habían hecho. Así como nosotros tampoco debemos buscar vengarnos de aquellos que nos han herido. Dios se ocupará de esas cosas si confiamos en Él.

 

La muerte de José

 

José siguió viviendo en Egipto con sus hermanos y sus familias hasta que murió. Cuando estaba a punto de morir le dijo a su pueblo que el Único Dios Verdadero estaba con ellos y que los llevaría fuera de Egipto (Gen. 50:15-26). José no se olvidó de las promesas de Dios (Gen. 15:16; 46:4; 48:21). Él entonces hizo que sus hermanos juraran que llevarían sus huesos fuera de Egipto cuando Dios cumpliera su promesa. Sabemos por la Biblia que Moisés llevó los huesos fuera de Egipto cientos de años después (Ex. 13:19). Jacob también les hizo un pedido similar a sus hijos cuando estaba muriendo (Gen. 47:29-31).

 

José vivió ciento diez años. Su cuerpo fue embalsamado y enterrado en Egipto. Los egipcios consideraron que el haber vivido tanto tiempo había sido una bendición divina.

 

Se espera que con la lectura de este documento tomemos conciencia y apreciemos mejor las pruebas y los procesos de aprendizaje que vivieron los hermanos de José. Podemos aplicar estas lecciones a nuestras propias actitudes y a las decisiones que tomamos en todas nuestras vidas.

q


 

 

Emprty Trailer