Iglesias  Cristianas de Dios

 [162]

 

 

 

 

El Pecado de Onan [162]

 

(Edition 1.0 19960506-19960506)

 

Por centurias iglesias cristianas de distintas persuasiones han identificado el pecado de Onan con masturbación y han identificado este acto como la razón por el hecho de que el Señor le quitó la vida  a Onan. Esto ha llegado a ser parte de un mito secular y penetrado el lenguaje en terminología específica. Este escrito señala el error de esta creencia y expone un pecado relacionado cometido por muchas de las mismas iglesias.

 

 

Christian Churches of God

PO Box 369,  WODEN  ACT 2606,  AUSTRALIA

 

Email: secretary@ccg.org

 

(Copyright ã 1996, 1998, 1999 Wade Cox)

(Tr. 2006)

 

Este papel podrá ser copiado y distribuido libremente con tal que se copie en su totalidad sin alteraciones o tachaduras. El nombre dirección y aviso de derechos de autor deberán ser incluidos. Ningún cargo puede realizarse a los destinatarios de las copias distribuidas. Citas breves pueden ser incluidas en artículos críticos y revisiones sin quebrantar los derechos de propiedad literaria.

 

 

Este documento se puede obtener desde los sitios de Internet:
http://www.logon.org y http://www.ccg.org

 

 


El Pecado de Onan [162]


 

Por centurias iglesias cristiana de distintas persuasiones han identificado el pecado de Onan con la masturbación e identificado este acto como la razón por el hecho de que el Señor le quitó la vida  a Onan. Esto ha llegado a ser parte de un mito secular  que ha penetrado el lenguaje con terminología específica.

 

La Universal Oxford Dictionar y(Diccionario Oxford Universal) define Onanismo como simplemente derivado del nombre propio Onan y siendo auto abuso o masturbación .

 

Sin embargo, identificar a Onan con este pecado es incorrecto y trivializa  todo el tema del pecado de Onan  y la razón por la cual el Señor le quitó la vida. También muestra una falta absoluta de habilidad de parte del cristianismo  moderno para entender los temas involucrados en este aspecto muy importante de la familia y las leyes de herencia, las cuales son integrales del sistema bíblico y los cuales son aspectos necesarios del Jubileo y el sistema de diezmos.

Genesis 38:1-30 Aconteció en aquél tiempo, que Judá se apartó de sus hermanos, y se fue a un varón adulamita, que se llamaba Hira. 2  y vió alli Judá la hija de un hombre cananeo, el cuál se llamaba Suá; y la tomó,  y se llegó a ella 3 Y ella concibió, y dio a luz un hijo;  y llamó su nombre Er. 4 Concibió otra vez, y dio a luz un hijo;  y llamó su nombre Onan. 5 Y volvió a concebir, y dio a luz un hijo; y llamó su nombre Shela:  y  estaba Quezib, cuando lo dio a luz. 6  Después Judá tomo mujer para su primogénito Er,  la cuál se llamaba Tamar. 7 Y Er, el primogénito de Judá, fue malo ante los ojos de Jehová; y le quitó Jehová la vida. 8 Entonces Judá dijo a Onan, Llégate a la mujer de tu hermano,  y despósate con ella, y levanta descendencia a tu hermano. 9 y sabiendo Onan que la descendencia no había de ser suya; sucedía que cuando se llegaba a la mujer de su hermano,  vertía en tierra , por no dar descendencia a su hermano. 10 Y desagradó en ojos de Jehová lo que hacía: y a él también le quitó la vida. 11  Y Judá dijo a Tamar su nuera,  Quédate viuda en casa de tu padre, hasta que crezca Sela mi hijo: porque dijo, No sea que muera él también como sus hermanos. Y se fue Tamar ,y estuvo en casa de su padre. 12Pasaron muchos días, y murió la hija de Suá, mujer de Judá;  después Judá se consoló, y subía a los trasquiladores de sus ovejas a Timnat, él y su amigo Hira el adulamita. 13 Y fue dado aviso a Tamar, diciendo; he aquí tu suegro sube a Timnat a trasquilar sus ovejas. 14Entonces se quitó ella los vestidos de su viudez,  y

 

se cubrió con un velo, y se arrebozó, y se puso a la entrada a Enaim, junto al camino de Timnat; porque veía que había crecido Sela, y ella no era dada a él por mujer. 15 y la vió Judá, y la tuvo por ramera; porque ella había cubierto su rostro. 16 y se apartó del camino hacia ella,  y le dijo: Déjame ahora llegarme a ti; pues no sabía que era su nuera; y ella dijo:, ¿ Que me darás por llegarte a mi? 17  El respondió: Yo te enviaré del ganado un cabrito de las cabras. Y ella dijo: Dame una prenda hasta que lo envíes.18 Entonces Judá dijo: ¿Qué prenda te daré?.Y ella respondió: Tu sello, tu cordón y tu báculo que tienes en tu mano. Y él se los dio, y se llegó a ella, y ella concibió de él. 19 Y luego se levantó, y se fue, y se quitó el velo de sobre sí, y se vistió las ropas de su viudez. 20 Y Judá envió el cabrito de las cabras por medio de su amigo el adulamita, para que este recibiese la prenda de la mujer: pero no la halló. 21 Y preguntó a los hombres de aquél lugar, diciendo, ¿Donde está la ramera de Enaim, junto al camino? Y ellos le dijeron: No ha estado aquí ramera alguna. 22 Entonces el se volvió a Judá,  y dijo: No la he hallado, y también los hombres del lugar dijeron: Aquí no ha estado ramera. 23 Y Judá dijo: Toméselo para sí, para que no seamos menospreciados; he aquí yo he enviado este cabrito, y tu no la hallaste. 24Sucedió que al cabo de unos tres meses, fue dado aviso a Judá, diciendo: Tamar tu nuera ha fornicado; y ciertamente está encinta a causa de las fornicaciones. Y Judá dijo: Sacadla, y sea quemada 25 Pero ella, cuando la sacaban, envió a decir a su suegro: Del varon cuyas son estas cosas. También dijo: Mira , ahora de quién son estas cosas,  el sello, el cordón y el báculo. 26 Y Judá los reconoció, y dijo:, Mas justa es ella que yo, por cuanto no la he dado a Sela mi hijo. Y nunca más la conoció. 27 Y aconteció que al tiempo de dar a luz, había gemelos en su seno 28Y sucedió cuando daba a luz, que sacó la mano el uno, y la partera tomó y ató a su mano un hilo de grana, diciendo: Este salió primero. 29 Pero volviendo él a meter la mano , he aquí salió su hermano ; y ella dijo: ! Que brecha te has abierto! Y le llamó su nombre Fares. 30 Y después salió su hermano, que tenía en su mano el hilo de grana: y llamó su nombre Zara. (RV)

 

Aquí vemos que el relato se relaciona con las leyes de los deberes del hermano. Esta era una antigua ley que precedía la entrega de la ley en Sinai. Era un aspecto de la ley, el cual como vemos se entendía como permanente y dictado por los sistemas de herencia de la tierra. Sinai era por lo tanto, una reiteración de la ley en su forma completa. Esta ley se ve en Deuteronomio 25:5-9. La ley es importante en este linaje  y se relaciona directamente con el linaje del Mesias.

Juda tomó por esposa, o como concubina, a Batsua la hija de Sua, un cananita. De esta unión Juda produjo tres hijos. Er, Onan y Sela.

 

Este desposorio específico (y no sólo con cananitas (incluyendo a Het); además a hititas) estaba prohibido bajo el Pacto y la ley, por razón de la idolatría enteramente (cf. Gen. 24:3; 26:35; 27:46; 28:1; Ex. 34:16; Deut. 7:3).

 

Er se casó con una mujer (quizás hebrea) llamada Tamar. El nombre tiene su origen de una raíz inusual cuyo sentido es, estar erecto y significa palmera (SHD 8558 and 8559).

 

Er era malvado y el Señor le quitó la vida. Entonces Judá le ordenó a Onan el siguiente y único hermano capaz de producir descendencia para su hermano (Sela aún no había llegado a la adultez). Esto era de acuerdo con la costumbre de que el niño así producido sucedería a la herencia del hermano.

 

Esta antigua ley también quedó integrada en  Sinai.

Deuteronomio 25:5-9 Cuando hermanos habitaren juntos, y muriere alguno de ellos, y no tuviere hijo, la mujer del muerto no se casará fuera con hombre extraño: su cuñado se llegará a ella, y la tomará por su mujer, y hará con ella parentesco. 6 Y el primogénito que ella diere a luz sucederá en el nombre de su hermano muerto, para que el nombre de este no sea borrado de Israel. 7 Y si el hombre no quisiere tomar a su cuñada, irá entonces su cuñada a la puerta, a los ancianos, y dirá: Mi cuñado no quiere suscitar nombre en Israel a su hermano, no quiere emparentar conmigo. 8 Entonces  los ancianos de aquella ciudad lo harán venir, y hablarán con él; y si el se levantare y dijere: No quiero tomarla; 9  se acercará entonces su cuñada a él delante de los ancianos, y le quitará el calzado de su pié, y le escupirá en el rostro, y hablará y dirá: Así será hecho al varón que no quiere edificar la casa de su hermano. (RV)

 

Esta ley se convertiría en prominente en los asuntos de la nación y sucedería también en el linaje de la familia del  Mesías en otras dos ocasiones,  a saber con Ruth y Boaz (Ruth 4:10 en ad..) y también Zorobabel  (1Chron. 3:19 com. Mat. 1:12). Esta cuestión se examina en los papeles Genealogía del Mesías [119] y también La Señal de Jonás y la Reconstrucción del Templo [013].

 

Onan era consciente de que la descendencia no sería suya y de que la oportunidad de apropiarse por default de la herencia que era una doble porción, se perdería. Por lo tanto él se retiraba, para que Tamar no concibiese. Juda no intervino y, a causa de esta actitud, Dios le quitó la vida a Onan.

 

Por lo tanto el pecado de Onan no tiene nada que ver en absoluto con la masturbación, exceptuando la dudosa relación del derrame de esperma. El pecado de Onan era codicia y robo. El desobedeció a su padre y a las leyes de Dios. El de este modo quebrantó el primer, quinto, séptimo y décimo mandamiento. Quebrantar un mandamiento es quebrantar toda la ley.

 

Iba a ser en la línea de Judá a través de Tamar que vendría el Mesías. Por lo tanto Tamar era central para esta cuestión. Ella también carecía de apoyo en la familia y entonces se colocó a si misma en una posición dónde Judá podría cumplir con la promesa que le había hecho a ella, la cuál promesa el no honró.

 

Tamar puso a Judá en una situación en la que él, por su propia debilidad, cometió incesto con ella. Él de este modo fue forzado a cumplir su deber bajo la ley con ella. De esta unión nacieron mellizos, Farez y Zara. Tanto Farez (significado brecha) como Zara (sig. un surgimiento de luz, Descendencia o Amanecer) junto con su madre Tamar se mencionan en la genealogía del Mesías en Mat. 1:3.

 

El Mesías también reconocía lo correcto de esta ley.

Mat. 22:24-33  diciendo: Maestro, Moisés dijo: Si alguno muriere sin hijos, su hermano se casará con su mujer, y levantará descendencia a su hermano. 25 Hubo, pues entre nosotros, siete hermanos; el primero se casón y murió; y no teniendo descendencia, dejó su mujer a su hermano 26 De la misma manera también el segundo, y el tercero, hasta el séptimo 27y después de todos murió también la mujer. 28 En la resurrección, pues ¿ de cuál de los siete será ella mujer, ya que todos la tuvieron? 29Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Errais ignorando las Escrituras y el poder de Dios. 30  Porque en la resurrección ni se casarán , ni se darán en casamiento ,sino serán como los ángeles de Dios en l cielo. 31 Pero respecto a la resurrección de los muertos ¿no habeis leído lo que fue dicho por Dios cuando dijo: 32 Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. 33 Oyendo esto la gente,  se admiraba de su doctrina. (KJV)

 

Observe que Cristo no negó la ley, sino que cambió el énfasis explicando la naturaleza de la resurrección. En verdad, como podría cuando era tan central al linaje de la realeza, y por cierto a sus padres terrenos José y María (Lk. 3:23-38).

 

La fijación del cristianismo moderno con la masturbación, es porque ellos (quizás) no entiendan, o prefieran ignorar, o trivializar el tema de las leyes involucradas. Esto aparentemente es hecho para que las personas sean engañadas en cuanto a las verdaderas prohibiciones. La masturbación es irregular sólo en cuanto a que el individuo queda expuesto al pecado en los niveles mas elevados del pensamiento, tal como Cristo les asignara a los escogidos (e.g. Mat. 5:28).No hay, sin embargo, legislación alguna concerniente al tema. Onan pecó porque no quiso honrar las leyes que regulaban el bienestar de la familia de su hermano bajo las leyes de propiedad de la tierra tal como expuestas en la Biblia. Reconocer este hecho requeriría de las iglesias que expliquen el sistema de Jubileos, y las leyes de propiedad de la tierra de la Biblia y las leyes hereditarias. Les refrenaría de obtener tierras por medio de testamentos bíblicamente ilegales hechos por personas en ignorancia, en la esperanza de comprar su camino a la salvación. Está absolutamente prohibido para una iglesia o sistema sacerdotal tomar tierras en propiedad, salvo para los Levitas que habitan en ciudades, donde las casas pueden ser pasadas en herencia a perpetuidad (Lev. 25:32-33). Las tierras fuera de las ciudades deberían pertenecer al sistema tribal jubileíco (Lev. 25:34). Las tierras pertenecientes al Templo y a los Levitas (por ende al sistema eclesial) están fijadas en la ley bíblica y en cada una de las naciones deberían estar fijadas y delimitadas. De este modo la libertad de las naciones es asegurada.

 

Reconocer este pecado para la iglesias sería su auto condena por la avaricia y codicia que han desplegado por centurias, a partir del Concilio de Constantinopla (c. 381 AD). Sólo pueden recibir dinero de propiedades pero no a expensas de las tierras y del sistema de sucesión de la familia.

 

La herencia de la Iglesia es el sistema de diezmos (incluidas las primicias) y la habitación sacerdotal (y sobre base local, esto es, dentro de vuestras poblaciones, Deut. 12:12-19; 14:27-29, ver el papel Diezmando [161]). El pecado de Onan es  en realidad el pecado que la cristiandad ha cometido por siglos. Onanismo es, en realidad, robo clerical, o robo familiar condonado (en este caso condonado por Judá como sacerdote de su familia) de la herencia de los hermanos.

q


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Emprty Trailer