Iglesias Cristianas de Dios

 

[242]

 

 

 

 

 

 

 

La Muerte del Cordero [242]

 

(Edición 1.0 19980314-19980314)

 

 

Muchos Cristianos completamente no aprecian lo que sucedió sobre el período de la Pascua y el momento y el significado de la muerte del Mesías, como el Cordero de Dios.

 

 

 

Christian Churches of God

PO Box 369, WODEN ACT 2606, AUSTRALIA

 

Correo electrónico: secretary@ccg.org

 

 

 

(Derechos de propiedad literaria ã 1998 Wade Cox)

Tr. 2005

 

 

Este documento puede copiarse libremente y distribuirse con tal de que se copie en su totalidad sin alteraciones o tachaduras. Debe incluirse el nombre del editor y dirección y el aviso de derechos de propiedad literaria. Ningún cargo puede realizarse a los destinatarios de copias distribuidas. Las citas breves pueden ser incluidas en artículos críticos y revisiones sin interferir en los derechos de propiedad literaria.

 

Este documento se puede obtener desde los sitios internet:
http://www.logon.org/spanish/
y http://www.ccg.org/


 

 

La Muerte del Cordero [242]

 

 


Hemos examinado anteriormente el tiempo y las fechas en que ocurrió la crucifixión y la resurrección (ver el artículo El Momento de la Crucifixión y de la Resurrección [159]).

 

La Pascua se examinó en el artículo La Pascua [098] y fue desglosada en las respectivas partes que la conforman al explicar la Cena del Señor en los artículos El Significado del Lavamiento de Pies [099], El Significado del Pan y el Vino [100] y La Cena del Señor [103].

 

Sabemos que la Pascua es un mandamiento dado por el Señor y que fue guardada por Israel, como lo manda la Biblia, hasta fines del período del templo en el año 70 EC.

 

Entendemos lo que pasó en la Cena del Señor y sabemos que esta actividad se llevó a cabo en la noche del 14 de Nisan antes de la detención del Mesías, de su juicio y crucifixión subsecuentes.

 

Cada actividad en la secuencia de esta Pascua se realizó de acuerdo con el plan perfecto de Dios y de acuerdo con Sus leyes y tiempos específicos. Cristo no fue crucificado en viernes y no fue resucitado en domingo, como lo supone comúnmente el Cristianismo dominante. Los orígenes paganos de las Pascuas Floridas y la transición de la Pascua a este festival de las Pascuas Floridas son examinados al detalle en el artículo Los Orígenes de la Navidad e de las Pascuas Floridas [235].

 

Igualmente, los judíos no tuvieron las fechas equivocadas y Cristo no fue muerto en el tiempo incorrecto. A él se le mató en el momento exacto en que el primer cordero de Pascua fue sacrificado sobre el Monte del Templo y de acuerdo con la ordenanza dada por mandato de Dios.

 

Conocemos muy bien las actividades que sucedieron y cómo fue el servicio de la última cena que el Señor nos dio como Cena del Señor. Sabemos que éste es uno de los dos únicos sacramentos de la Iglesia (ver el artículo Los Sacramentos de la Iglesia [150]). El otro sacramento es el bautismo (ver el artículo Arrepentimiento y Bautismo [052]).

 

Lo que todavía no se entiende bien son las fechas en que sucedió y las razones existentes tras la muerte del Mesías como Cordero de Dios.

 

Las Ordenanzas de la Pascua:

 

Levítico 23:4-14 4 Éstas son las fiestas solemnes de Jehová, las reuniones santas que convocaréis en las fechas señaladas: 5 En el primer mes, el día catorce del mes, al atardecer, es la Pascua de Jehová. 6 A los quince días de este mes es la fiesta solemne de los Panes sin levadura en honor de Jehová; siete días comeréis panes sin levadura. 7 El primer día tendréis santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis. 8 Durante siete días ofreceréis a Jehová ofrendas quemadas. El séptimo día será de santa convocación y ningún trabajo de siervo haréis. 9 Habló Jehová a Moisés y le dijo: 10 Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla como primicia de los primeros frutos de vuestra siega. 11 El sacerdote mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptados. El día siguiente al sábado la mecerá. 12 Y el día que ofrezcáis la gavilla, sacrificaréis un cordero de un año, sin defecto, en holocausto a Jehová. 13 Su ofrenda será dos décimas de efa de flor de harina amasada con aceite, ofrenda que se quema con olor gratísimo para Jehová; y su libación será de vino, la cuarta parte de un hin. 14 No comeréis pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo día, hasta que hayáis ofrecido la ofrenda de vuestro Dios. Estatuto perpetuo os será por vuestras generaciones, dondequiera que habitéis. (RV)

 

Vemos que esta ordenanza está dividida en las siguientes partes que la conforman.

 

·        14 de Nisan cuando se sacrifica la Pascua.

 

 

Ambas fechas el 15 y el 21 del primer mes llamado Nisan o Abib (Abib o Aviv significa Primavera, p.e. Tel Aviv es la Colina de la Primavera) son convocatorias santas y no se permite ningún tipo de trabajo en esos días.

 

La ofrenda de la Gavilla Mecida debe realizarse al día siguiente del Sábado y un cordero sin defecto debe ser sacrificado con esta ofrenda de los primeros frutos. Tradicionalmente se mecía a la tercera hora o a las 9h00 del domingo por la mañana después del Sábado semanal durante la Fiesta de los Panes sin Levadura. En este domingo también comenzaba la cuenta hasta Pentecostés, como lo vimos en los artículos sobre Pentecostés (ref. el artículo La Cuenta del Omer hasta Pentecostés [173]). Schurer no dice nada sobre esta ofrenda.

 

Hay varias subordenanzas que rigen la Pascua y que aclaran las actividades del Mesías y los apóstoles en la Pascua del 30 EC, cuando él murió.

 

La Pascua debía llevarse a cabo de la manera siguiente. La ordenanza original fue dada para la comida que se debía comer en la noche que seguía al sacrificio durante la tarde del 14 de Nisan; es decir, durante la noche del 15 de Nisan. Inicialmente fue un cordero que se comió con hierbas amargas; fue matado en Egipto y cuya sangre fue rociada sobre los postes de las puertas o dinteles,  de modo que el ángel de la muerte pasara sobre las casas de los hijos de Israel. De esta manera, los primogénitos de Egipto fueron aniquilados y se pasó por alto (de la palabra judía Pesaj que significa pasar)  a los hijos de Israel – de ahí, el término de Pascua (Passover en inglés). De esta manera, Dios mostró lo que Él haría con el mundo y que la salvación debía venir de la muerte del Mesías, como el Cordero de Dios que permite el ingreso a la familia de Dios como parte de la nación de Israel.

 

Se ordena este sacrificio en el libro del Éxodo.

 

Éxodo 12:1-14 1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, y les dijo: 2 Este mes será para vosotros el principal entre los meses; os será el primero de los meses del año. 3 Hablad a toda la congregación de Israel, y decid: "El día diez de este mes tomará cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. 4 Pero si la familia es demasiado pequeña, que no baste para comer el cordero, entonces él y el vecino más cercano a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre os repartiréis el cordero. 5 El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras. 6 Lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. 7 Tomarán de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8 Esa noche comerán la carne asada al fuego y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán. 9 Ninguna cosa comeréis de él cruda ni cocida en agua, sino asada al fuego; comeréis también su cabeza, sus patas y sus entrañas. 10 Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quede hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego. 11 Lo habéis de comer así: ceñidos con un cinto, con vuestros pies calzados y con el bastón en la mano; y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua de Jehová. 12 Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias, y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo, Jehová. 13 La sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; veré la sangre y pasaré de largo ante vosotros, y no habrá entre vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto. 14 Este día os será memorable, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis. (RV)

 

Este cordero de Pascua o cabra debía matarse por toda la asamblea de la congregación de Israel. Era seleccionado en el décimo día y matado en el decimocuarto día. Se comía durante la noche del decimoquinto día del primer mes y debía guardarse como una Noche Para Ser Guardada por siempre. Cuando el ángel de la muerte pasó en la medianoche del 15 de Nisan, hirió a los primogénitos de Egipto, desde el hijo del Faraón hasta él de los cautivos en los calabozos.

 

Éxodo 12:29-36 29 Aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito del faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales. 30 Se levantó aquella noche el faraón, todos sus siervos y todos los egipcios, y hubo un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiera un muerto. 31 E hizo llamar a Moisés y a Aarón de noche, y les dijo: Salid de en medio de mi pueblo vosotros y los hijos de Israel, e id a servir a Jehová, como habéis dicho. 32 Tomad también vuestras ovejas y vuestras vacas, como habéis dicho, e idos; y bendecidme también a mí. 33 Los egipcios apremiaban al pueblo, dándose prisa a echarlos de la tierra, porque decían: Todos moriremos. 34 Y llevó el pueblo su masa antes que fermentara, la envolvieron en sábanas y la cargaron sobre sus hombros. 35 E hicieron los hijos de Israel conforme a la orden de Moisés, y pidieron a los egipcios alhajas de plata y de oro, y vestidos. 36 Jehová hizo que el pueblo se ganara el favor de los egipcios, y estos les dieron cuanto pedían. Así despojaron a los egipcios. (RV)

 

Se ordenó que esta noche fuese guardada como conmemoración que Israel fue del que se tuvo piedad. Esta actividad también representó la salvación del mundo a través del sacrificio del Mesías.

 

Éxodo 12:42 Es noche de guardar para Jehová, por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto. Esta noche deben guardarla para Jehová todos los hijos de Israel a lo largo de sus generaciones. (RV)

 

La ordenanza fue cambiada después de la primera Pascua de la siguiente forma.

 

Deuteronomio 16:1-8 1 Guardarás el mes de Abib y celebrarás la Pascua a Jehová, tu Dios, porque en el mes de Abib, por la noche, te sacó Jehová, tu Dios, de Egipto. 2 Sacrificarás la víctima de la Pascua a Jehová, tu Dios, de las ovejas y las vacas, en el lugar que Jehová escoja para que habite allí su nombre. 3 No comerás con ella pan con levadura; durante siete días comerás con ella pan sin levadura, pan de aflicción, porque aprisa saliste de tierra de Egipto, para que todos los días de tu vida te acuerdes del día en que saliste de la tierra de Egipto. 4 No se verá levadura junto a ti en todo tu territorio durante siete días. Y de la carne que sacrifiques en la tarde del primer día, no quedará nada hasta la mañana. 5 No podrás sacrificar la víctima de la Pascua en cualquiera de las ciudades que Jehová, tu Dios, te da, 6 sino en el lugar que Jehová, tu Dios, escoja para que habite su nombre. Allí sacrificarás la víctima de la Pascua por la tarde, a la puesta del sol, a la hora que saliste de Egipto. 7 La asarás y comerás en el lugar que Jehová, tu Dios, haya escogido, y por la mañana regresarás y volverás a tu habitación. 8 Seis días comerás pan sin levadura, y el séptimo día será fiesta solemne dedicada a Jehová, tu Dios: no trabajarás en él. (RV)

 

Aquí vemos que la ordenanza se cambió de la original. En la primera Pascua, se hacía dentro de las casas en Egipto y no se permitió que salgan. Luego, la casa era protegida por la sangre que cubría los postes o dinteles de las puertas.

 

De esta manera, se mostraba que los elegidos estaban protegidos aún viviendo en tierras extranjeras mientras el ángel de la muerte actuaba, que era el mismo Mesías en su rol de juez de la tierra. A fin de calificar para ese papel, él tuvo que mostrar su deseo de entregar su propia vida por el mundo entero al que iba a juzgar.

 

Este simbolismo fue encontrado en la ocupación de Israel, cuando Josué y las tribus ocuparon la tierra prometida. El hilo rojo sobre los dinteles de la casa de Rahab, en el muro de Jericó, simboliza esta pasada encima del ángel de la muerte, cuando se le apareció a Josué, como el Capitán del Ejército del Señor (ver el artículo La Caída de Jericó [142]).

 

Cuando Israel entró en posesión de su propia herencia e ingresó a sus propias tierras, se les ordenó entonces guardar la Pascua fuera de sus casas (Deu. 16:5-7). Sólo hasta la mañana de los Panes sin Levadura se les permitía volver a sus casas. También, a partir de ese momento, podría matarse a cualquier animal puro del rebaño. Sin embargo, la Pascua todavía se simbolizaba por el cordero que era el animal más común y aceptado para la comida.

 

Podemos comenzar a ver algo del simbolismo y del sentido de las fechas y actividades de Jesucristo en la Pascua cuando fue crucificado.

 

Sabemos sin duda cuando se mataban los corderos durante el período del templo. Josefo nos muestra que los corderos se mataban entre la novena y la undécima hora, es decir de las 15h00 a las 17h00 del decimocuarto día. Entonces, se preparaban los corderos y se comían en la noche del 15 de Nisan como la comida de Pascua. Josefo relata sobre una Pascua durante el reinado de Nerón:

 

Entonces estos sacerdotes, al momento de su fiesta que llaman la Pascua, cuando matan a sus sacrificios, a partir de la novena hora a la undécima, pero de modo que tengan compañía no menor a diez correspondiente para cada sacrificio, (pues no es legal para ellos celebrar individualmente), y muchos de nosotros somos veinte en compañía, encontraron que el número de sacrificios era de doscientos cincuenta y seis mil quinientos; que, sobre la aceptación de no más de diez que celebran juntos, totaliza  dos millones setecientas mil y doscientas personas (Wars of the Jews (Guerras de los Judíos), Li. VI, IX, 3).

 

Sin embargo, hubo sólo un cordero – el primero sacrificado a las 15h00 – que fue presentado frente al sumo sacerdote como la Pascua.

 

Entonces, estamos formando ya la idea del significado detrás de la secuencia de hechos de ese 14 de Nisan en el cual murió.

 

La costumbre de la Pascua también era diferente. En Judea, la gente trabajaba el 14 de Nisan hasta el mediodía, pero en Galilea, no trabajaban en absoluto el 14 de Nisan (ref. History of the Jewish People in the Age of Jesus Christ (Historia del pueblo judío durante la era de Jesucristo), Schurer, volumen II, p. 14).

 

Esta prohibición al trabajo durante la Pascua se debe a las actividades requeridas en el 14 de Nisan dadas en Deuteronomio 16:5-7. En Galilea, de donde era Cristo, la gente hizo lo que Cristo y los apóstoles hicieron durante el día del sacrificio de la Pascua y se iban a alojamientos temporales y mataban al sacrificio de la Pascua. En Judea, que a todos los efectos era una tierra separada, como lo vemos en las leyes en el Mishnah en cuanto a mujeres y propiedad (mKet. 13:10; mB.B. 3:2; ref. Schurer, ibíd.), parece que se volvieron flojos en esta práctica, posiblemente debido a su proximidad al Templo y posiblemente debido también a la gran cantidad de trabajo que se necesitaba en Jerusalén para los sacrificios esa tarde.

 

Sin embargo, el Mesías y los apóstoles entraron en el alojamiento temporal, como es requerido por la ordenanza en Deuteronomio 16:5-7.

 

El Cordero de Dios

 

Se identifica al Mesías como el Cordero de Dios.

 

Juan 1:29-37 29 Al siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: ¡Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo! 30 Este es de quien yo dije: "Después de mí viene un hombre que es antes de mí, porque era primero que yo". 31 Y yo no lo conocía; pero por esto vine bautizando con agua: para que él fuera manifestado a Israel. 32 Además, Juan testificó, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y que permaneció sobre él. 33 Yo no lo conocía; pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: "Sobre quien veas descender el Espíritu y permanecer sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo".34 Y yo lo he visto y testifico que este es el Hijo de Dios. (RV)

 

Juan afirma aquí la preexistencia de Jesús. Juan el Bautista nació antes que Cristo y, sin embargo, habla aquí que Cristo era primero antes que él porque él era antes que él. Este texto sigue de la sección en Juan 1:18 donde vemos que el Mesías fue el único engendrado [único nacido] Dios [monogenes theos] quien está en el seno del Padre, Él lo da a conocer [o declara] [Él (añadido)] (ref. Nuevo Testamento Concordant Literal y también la RSV Interlineal griego-inglés de Marshall).

 

También aquí el apóstol Juan dice que el mundo vino a existir a través de él (Juan 1:10). Como el verbo, él se hizo carne y moró con nosotros. Esta expresión del logos era conocida en la antigua Judea como el Memra. Su rango era como el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. El significado del cordero aparece una y otra vez en los sacrificios como ofrecimiento por el pecado y por la paz,  y por otros asuntos.

 

El cambio de idea sobre el cordero en la profecía viene de Isaías 16:1-5. Este texto habla del cordero.

 

Isaías 16:1-5 1 Enviad cordero al señor de la tierra, desde Sela del desierto al monte de la hija de Sión. 2 Y cual ave espantada que huye de su nido, así serán las hijas de Moab en los vados del Arnón. 3 Prepara un plan, toma una decisión; extiende tu sombra como noche en medio del día; esconde a los desterrados, no entregues a los que andan errantes. 4 Moren contigo mis desterrados, Moab; sé para ellos un escondedero de la presencia del devastador; porque el atormentador fenecerá, el devastador tendrá fin, el pisoteador desaparecerá del país. 5 Se dispondrá el trono en misericordia y sobre él se sentará firmemente, en el tabernáculo de David, quien juzgue y busque el juicio y apresure la justicia. (RV)

 

La RSV dice cordero pero, en realidad, es cordero de tributo lo que se quiere decir, de acuerdo a la KJV (Biblia Companion).

 

El cordero de tributo fue bautizado en el Jordán, frente a Jericó. Bullinger dice que quien reina esa tierra es Judá. El cordero es enviado como Mesa, rey de Moab, lo había hecho (2Reyes 3:4).

 

Sela fue identificada como Petra en el Monte Seir, cerca al Monte Hor (2 Reyes 14:7).

 

El texto es usado para indicar que los seguidores del cordero morarán con Moab a quien se le pide que los proteja frente al destructor, que es identificado como Sennacherib. Pero Isaías 14 realmente habla sobre el Portador de la Luz o Lucifer (Lucero) del Ejército caído. El versículo 5 habla de establecer el trono en el tabernáculo de la justicia. Este texto habla de la conversión de los Gentiles y de las hijas de Moab que son como aquellas desterradas del hogar o abandonadas en los vados de Arnon. La tarea aquí era esconder a los seguidores del Mesías entre los Gentiles y ser juzgado debido a esto. Este texto forma una base para la parábola de las ovejas y las cabras dada en Mateo 25:31-46).

 

Isaías toca este asunto más adelante en el capítulo 53.

 

Isaías 53:1-12 1 ¿Quién ha creído a nuestro anuncio y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? 2 Subirá cual renuevo delante de él, como raíz de tierra seca. No hay hermosura en él, ni esplendor; lo veremos, mas sin atractivo alguno para que lo apreciemos. 3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en sufrimiento; y como que escondimos de él el rostro, fue menos preciado y no lo estimamos. 4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores, ¡pero nosotros lo tuvimos por azotado, como herido y afligido por Dios! 5 Mas él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, cayó sobre él el castigo, y por sus llagas fuimos nosotros curados. 6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. 7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como un cordero fue llevado al matadero; como una oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, no abrió su boca. 8 Por medio de violencia y de juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue arrancado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9 Se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte. Aunque nunca hizo maldad ni hubo engaño en su boca, 10 Jehová quiso quebrantarlo, sujetándolo a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá descendencia, vivirá por largos días y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. 11 Verá el fruto de la aflicción de su alma y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará sobre sí las iniquidades de ellos. 12 Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los poderosos repartirá el botín; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos y orado por los transgresores. (RV)

 

Este hombre de dolores fue herido por nuestras transgresiones. Como ovejas, nos perdimos y el Señor puso sobre él los pecados de todos nosotros. Este texto nos muestra por qué pasaron algunas cosas como las que pasaron la noche del juicio del Mesías. Él no abrió su boca. Lo llevaron como un cordero al matadero y, como una oveja frente al esquilador queda mudo, no abrió su boca. Así, tuvo que ser llevado a prisión y juicio, y luego ejecutado de acuerdo con esta profecía pues la Escritura no puede ser quebrantada (repetido en Hechos 8:32-33; ref. Juan 1:36).

 

El término dispuso con los impíos su sepultura es, en realidad, natán como designado y mantiene este sentido donde sea usado. Así, la tumba fue designada como estar con pecadores y con los ricos, como lo vemos después de la crucifixión.

 

El versículo 5 dice realmente perforado por nuestras ofensas, que es el punto de empuje de la lanza en su lado. Él fue herido por nuestras iniquidades y por darnos la paz cayó sobre él el castigo. Somos curados por sus llagas. Este último versículo se repite en 1Pedro 2:24.

 

Este tema por darnos la paz, cayó sobre él el castigo es interesante.

 

Todo el tema mencionado en Isaías 53:1-9 es tratado por el Judaísmo rabínico como que es del siervo desterrado Israel que es visto por los babilonios o sus representantes, habiendo conocido al siervo en su humillación y martirio y ahora visto en exaltación y dignidad nueva, describen sus impresiones y sentimientos (ref. Soncino citando a Ibn Kaspi).

 

Ésta es realmente la verdadera explicación, ya que el Mesías representa a Israel desterrado e Israel es el cuerpo de Jesucristo. Este hecho claro no lo entiende el Judaísmo rabínico aun cuando ellos pueden ver que el siervo fue castigado y sufrió por las transgresiones de otros. Ellos sostienen que el siervo sufrió a fin de que pueda estar bien con ellos (ref. Soncino v. 5): que podamos proporcionar bienestar, habiendo sido él castigado para nuestras culpas (Soncino; Rashi, Kimchi). Ellos tratan de señalar que Judá en cautiverio babilónico era el Israel, que era el siervo de Dios, cuando esto se refiere obviamente al siervo de Dios en un papel expiatorio; mientras tanto Dios había castigado a Judá por sus transgresiones usando a los babilonios como Su instrumento. Ellos no estaban libres de culpa.

 

Isaías 53:4-6 se interpreta rabínicamente como que es el reconocimiento de que los sufrimientos del siervo no fueron debido a sus pecados secretos. A la fecha se reconoce abiertamente que él era la víctima que soportaba las penas extremas por las iniquidades respectivas que otros habían incurrido (ref. Soncino, n. 4-6).

 

Rashi y Kimchi sostienen que el término nuestras enfermedades, que aparece en el versículo 4, son las enfermedades que deberían haber sido infligidas a nosotros y que el término llevó realmente significa que fue designado para soportarlas (ref. Soncino).

 

Ellos entendieron que la gente había estado errante como ovejas y que abandonó la guía de Dios, siguiendo su propia religión falsa (Soncino, n. al v. 6; y Arbarbanel).

 

La interpretación que los Gentiles del sistema babilónico serán salvados por el sufrimiento del Mesías, que es, en realidad, el Israel de Dios, es también el tema general de la Biblia, y sobre todo del libro del Apocalipsis.

 

Todo este tema tiene que ser tocado en detalle bajo la Doctrina del Pecado Original y el Problema del Mal, que serán continuación de este artículo.

 

El Juicio del Mesías

 

El Mesías fue detenido por conspiración de los sacerdotes y el Sanedrín fue usado en este juicio pues era necesario tener mínimo de 23 miembros presentes para la pena capital.

 

Jesús fue entregado a juicio frente a Anás para una audiencia preliminar y así establecer base suficiente a primera vista para convocar el Sanedrín. Esto, por supuesto, ya estaba decidido pero fue necesario para su proceso judicial, de la misma manera sería usado para el nuestro.

 

Juan 18:12-14 12 Entonces la compañía de soldados, el comandante y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ataron 13 y lo llevaron primeramente ante Anás, porque era suegro de Caifás, que era Sumo sacerdote aquel año. 14 Caifás fue quien explicó a los judíos que convenía que un solo hombre muriera por el pueblo. (RV)

 

Los detalles del sacerdocio, fechas y tiempos están contenidos en los artículos El Momento de la Crucifixión y de la Resurrección [159] y Golgota: El Lugar del Cráneo [217] y en los artículos sobre la Pascua. Esta relación es del sumo sacerdote y el ayudante del sumo sacerdote, aunque el Judaísmo trata de poner el uso de la relación Nasi en una época un poco posterior a ésta.

 

Bullinger opina que Anás había sido depuesto en el 779 A.U.C., año que empezó el ministerio del Mesías. Otros tres habían sido depuestos y promovidos antes que Caifás fuera designado por Valerio Grato. Bullinger piensa que Anás tendría más experiencia en la ley para formular un cargo contra el Mesías. Ésta era en realidad una audiencia preliminar. Schurer cree que Caifás fue designado por  Valerio Grato (15-26 EC) en c. el 18 EC y reinó del 18-36 EC. Ananao, hijo de Seti, había sido designado por Quirinio (6 EC) y reinó del 6-15 EC. Los tres sumos sacerdotes intermedios a los que se refiere Bullinger son indudablemente Ismael, hijo de Fiabi (c. 15-16 EC); Eleazar, hijo de Anano (c. 16-17 EC) y Simon, hijo de Camito (c. 17-18 EC), todos designado por Grato (ref. Antiquities of the Jews (Antigüedades de los Judíos), Josefo, Libro XVIII, II. 2; Ref. Schurer, volumen II, pps 216, 230). Schurer trata de la cuestión del Nasi y del Ab-beth-din y sostiene que esto no sucedió hasta más tarde. Él cree que el término Nasi se refiere al jefe de estado hasta la compilación del Mishnah. Puede ser que el término no haya sido deliberadamente aplicado a la familia de Herodes y fue concedido al sumo sacerdote al momento en que la tierra fue dividida, del registro del Mishnah. Judá y Galilea fueron considerados como tierras separadas, como lo vemos arriba.

 

Las actividades en Juan son sobre cargo capital y los procedimientos del Sanedrín deben ser hechos sólo según la ley. Así, la función de Anás parece ser como Ab-beth-din o asistente del presidente del Sanedrín actuando como el magistrado acusando.

 

Uno de los discípulos entró con el Mesías al palacio del sumo sacerdote.

 

Juan 18:15-18 15 Seguían a Jesús Simón Pedro y otro discípulo. Este discípulo era conocido del Sumo sacerdote, y entró con Jesús al patio del Sumo sacerdote; 16 pero Pedro estaba fuera, a la puerta. Salió, pues, el discípulo que era conocido del Sumo sacerdote, y habló a la portera e hizo entrar a Pedro. 17 Entonces la criada portera dijo a Pedro: ¿No eres tú también de los discípulos de este hombre? Dijo él: ¡No lo soy! 18 Estaban en pie los siervos y los guardias que habían encendido un fuego, porque hacía frío y se calentaban. También con ellos estaba Pedro en pie, calentándose. (RV)

 

Él llevó a Pedro dentro del palacio y la mujer a cargo de la puerta o portera lo acusó de ser uno de los discípulos de Cristo (los porteros femeninos eran muy comunes; Ref. 2Sam. 4:6 LXX; Hechos 12:13). Entonces vino la primera negación de Pedro. El otro discípulo no fue encarado, pero parece que era conocido, pues la palabra también fue usada por Pedro que indica que esto era así. Este discípulo no podría haber sido Juan pues él siempre se llamaba a sí mismo, el discípulo que Jesús amó (Juan 13:23; 19:26; 21:7,20). El discípulo fue probablemente Nicodemo o José de Arimatea, ambos eran miembros del Sanedrín (ref. Biblia Companion de Bullinger, n. al v. 15).

 

Los términos en el versículo 18 se dan literalmente como esclavos y ayudantes para los siervos y oficiales. Las legiones y los soldados romanos habían vuelto a la fortaleza Antonia dejando al Mesías en manos de los judíos.

 

En cumplimiento de Isaías 53, nosotros ahora vemos que el sufrimiento y las indignidades comienzan a ser infligidos.

 

Juan 18:19-24 19 El Sumo sacerdote preguntó a Jesús acerca de sus discípulos y de su doctrina. 20 Jesús le respondió: Yo públicamente he hablado al mundo. Siempre he enseñado en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y nada he hablado en oculto. 21 ¿Por qué me preguntas a mí? Pregunta, a los que han oído, de qué les he hablado; ellos saben lo que yo he dicho. 22 Cuando Jesús dijo esto, uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada, diciendo: ¿Así respondes al Sumo sacerdote? 23 Jesús le respondió: Si he hablado mal, testifica en qué está el mal; pero si bien, ¿por qué me golpeas? 24 Anás entonces lo envió atado a Caifás, el Sumo sacerdote. (RV)

 

Está escrito que no ofenderás a los dioses ni maldecirás (hablar mal) del príncipe de tu pueblo (ref. Éxodo 22:28; Ecl. 10:20; Hechos 23:5; 2Pedro 2:10; Judas 8 y también Santiago 4:3 – Griego: kakos significa malo con intención mala) y, por lo tanto, uno no puede hablar mal del sumo sacerdote. Sin embargo, Cristo aquí se le imponía el cargo de haber roto la ley. Él refutó el pecado que se le había atribuido, pues él estaba libre de pecado.

 

La profecía dice que él no abrió su boca o que él estaba callado como una oveja ante sus esquiladores y esto se cumplió en su actitud frente a Pilatos. Así, él no se defendió aunque él claramente dio algunas respuestas. ¿Es esto un conflicto? No, no lo es. Las respuestas que él dio, que en efecto negaron los cargos de rompimiento de la ley, eran eficaces al dar ejemplo en comportamiento frente a las autoridades. Si él no hubiese contestado en absoluto entonces habría sido peor. El ejemplo para la historia habría destruido eficazmente el orden social entre grupos Cristianos ante del proceso judicial. Los evangelios tuvieron que poner ejemplo según la ley bíblica.

 

Anás había hecho todo para preparar un cargo y inculparlo frente al Sanedrín, y lo envió donde el sumo sacerdote actual, José Caifás. 

 

Pedro fue probado nuevamente.

 

Juan 18:25-27 25 Estaba, pues, Pedro en pie, calentándose, y le preguntaron: ¿No eres tú de sus discípulos? Él negó y dijo: ¡No lo soy!  26 Uno de los siervos del Sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro había cortado la oreja, le dijo: ¿No te vi yo en el huerto con él? 27 Negó Pedro otra vez, y enseguida cantó el gallo. (RV)

 

Aquí vemos que Pedro, probado simplemente por asociación, negó a Cristo, como Cristo se lo anunciase, y luego el gallo cantó para señalar el final de esta prueba inmediata. Todos nosotros deberíamos aprender la lección dentro de esto al observar los juicios de la Iglesia y de nuestros hermanos y el apoyo, o no, que nos damos el uno al otro.

 

Durante esta época del juicio, vemos que se omiten los detalles en el evangelio de Juan entre la acción en Juan 18:27 y la continuación de la historia en el versículo 28. La historia de este intervalo está en Mateo 26:58 hasta 27:2.

 

Mateo 26:58-75 58 Pero Pedro lo siguió de lejos hasta el patio del Sumo sacerdote; y entrando, se sentó con los guardias para ver el fin. 59 Los principales sacerdotes, los ancianos y todo el Concilio, buscaban falso testimonio contra Jesús para entregarlo a la muerte, 60 pero no lo hallaron, aunque se presentaron muchos testigos falsos. Pero al fin vinieron dos testigos falsos, 61 que dijeron: Este dijo: "Puedo derribar el templo de Dios y en tres días reedificarlo".62 Se levantó el Sumo sacerdote y le preguntó: ¿No respondes nada? ¿Qué testifican estos contra ti? 63 Pero Jesús callaba. Entonces el Sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. 64 Jesús le dijo: Tú lo has dicho. Y además os digo que desde ahora veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del poder de Dios y viniendo en las nubes del cielo. 65 Entonces el Sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo: ¡Ha blasfemado! ¿Qué más necesidad tenemos de testigos? Ahora mismo habéis oído su blasfemia. 66 ¿Qué os parece? Y respondiendo ellos, dijeron: ¡Es reo de muerte! 67 Entonces lo escupieron en el rostro y le dieron puñetazos; y otros lo abofeteaban,68 diciendo: Profetízanos, Cristo, quién es el que te golpeó. 69 Estando Pedro sentado fuera, en el patio, se le acercó una criada y le dijo: Tú también estabas con Jesús, el galileo. 70 Pero él negó delante de todos, diciendo: No sé lo que dices. 71 Saliendo él a la puerta, lo vio otra y dijo a los que estaban allí: También este estaba con Jesús, el nazareno. 72 Pero él negó otra vez con juramento: ¡No conozco al hombre! 73 Un poco después, acercándose los que por allí estaban, dijeron a Pedro: Verdaderamente también tú eres de ellos, porque aun tu manera de hablar te descubre. 74 Entonces él comenzó a maldecir y a jurar: ¡No conozco al hombre! Y enseguida cantó el gallo. 75 Entonces Pedro se acordó de las palabras que Jesús le había dicho: Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente. (RV)

 

Así, del juicio y al final de la prueba de Pedro, vemos los eventos en Mateo 27:1-2 seguir en Juan 18:28.

 

Mateo 27:1-2 1 Cuando llegó la mañana, todos los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo dispusieron contra Jesús un plan para entregarlo a muerte. 2 Lo llevaron atado y lo entregaron a Poncio Pilato, el gobernador. (RV)

 

Juan nos muestra que ellos no quisieron mancharse al tener contacto con los Gentiles pues los Fariseos aún en ese entonces permitieron que sus tradiciones destruyeran la interpretación de la ley.

 

Juan 18:28-40 28 Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era de mañana, y ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse y así poder comer la Pascua. 29 Entonces salió Pilato a donde ellos estaban, y les dijo: ¿Qué acusación traéis contra este hombre? 30 Respondieron y le dijeron: Si este no fuera malhechor, no te lo habríamos entregado. 31 Entonces les dijo Pilato: Tomadlo vosotros y juzgadlo según vuestra ley. Los judíos le dijeron: A nosotros no nos está permitido dar muerte a nadie. 32 Dijeron esto para que se cumpliera la palabra que Jesús había dicho, dando a entender de qué muerte iba a morir. 33 Entonces Pilato volvió a entrar en el pretorio, llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? 34 Jesús le respondió: ¿Dices tú esto por ti mismo o te lo han dicho otros de mí? 35 Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación y los principales sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho? 36 Respondió Jesús: Mi Reino no es de este mundo; si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí. 37 Le dijo entonces Pilato: Luego, ¿eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz. 38 Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad? Y dicho esto, salió otra vez a donde estaban los judíos, y les dijo: Yo no hallo en él ningún delito. 39 Pero vosotros tenéis la costumbre de que os suelte a un preso en la Pascua. ¿Queréis, pues, que os suelte al Rey de los judíos? 40 Entonces todos dieron voces de nuevo, diciendo:  ¡A éste no! ¡A Barrabás! y Barrabás era ladrón. (RV)

 

Esta parte es una de las parábolas más poderosas en la Biblia. Aquí, de acuerdo con la Escritura, vemos al Mesías como rey ser juzgado por los pecados de la gente y ser juzgado por el jefe de los Gentiles; aquí se le condena injustamente para luego ser matado por Judá y el Sanedrín, que actúa bajo la orden de los Fariseos y la clase dirigente. Aquí, ellos fueron juzgados.

 

Está escrito, "no recibirás soborno ni pervertirás el juicio".

 

Éxodo 23:1-9 1 No admitirás falso rumor. No te pondrás de acuerdo con el malvado para ser testigo falso. 2 No seguirás a la mayoría para hacer mal, ni responderás en un litigio inclinándote a la mayoría para hacer agravios. 3 Tampoco favorecerás al pobre en su causa. 4 Si encuentras el buey de tu enemigo o su asno extraviado, regresa a llevárselo. 5 Si ves el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿lo dejarás sin ayuda? Antes bien le ayudarás a levantarlo. 6 No violarás el derecho del pobre en su pleito. 7 De palabra de mentira te alejarás, y no matarás al inocente y justo, porque yo no justificaré al malvado. 8 No recibirás soborno, porque el soborno ciega a los que ven y pervierte las palabras de los justos. 9 No oprimirás al extranjero, porque vosotros sabéis cómo es el alma del extranjero, ya que extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. (RV)

 

El castigo por corromper la justicia era el retiro del derecho a juicio y ese fue el castigo del Sanedrín. El derecho a juicio se les quitó y se entregó a la Iglesia. También fue quitado y entregado a la nación mostrando los frutos de ello, como Cristo dijo luego, cual nación parece ser Israel aparte de Judá.

 

Levítico 19:15-16 15 No cometerás injusticia en los juicios, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande: con justicia juzgarás a tu prójimo. 16 No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo, Jehová. (RV)

 

El juicio debe ser establecido basándose en la justicia.

 

Deuteronomio 16:18-20 18 En todas las ciudades que Jehová, tu Dios, te dará, pondrás jueces y oficiales, por tribus, los cuales juzgarán al pueblo con justo juicio. 19 No tuerzas el derecho, no hagas acepción de personas ni tomes soborno, porque el soborno ciega los ojos de los sabios y pervierte las palabras de los justos. 20 La justicia, sólo la justicia seguirás, para que vivas y heredes la tierra que Jehová, tu Dios, te da. (RV)

 

Era prerrogativa del Sanedrín y de los sacerdotes el juzgar al Mesías. Sin embargo, debe ser un juicio justo o la cautividad sucede.

 

Deuteronomio 17:8-13 8 Cuando alguna cosa te sea difícil en el juicio, entre una clase de homicidio y otra, entre una clase de derecho legal y otra, y entre una clase de herida y otra, en negocios de litigio en tus ciudades; entonces te levantarás y recurrirás al lugar que Jehová, tu Dios, escoja. 9 Acudirás a los sacerdotes levitas y al juez que haya en aquellos días, y preguntarás. Ellos te enseñarán la sentencia del juicio. 10 Y harás lo que indique la sentencia que te dicten los del lugar que Jehová escoja, cuidando de cumplir todo lo que te manifiesten. 11 Procederás según las instrucciones que te den y el juicio que te pronuncien; no te apartarás ni a la derecha ni a la izquierda de la sentencia que te dicten. 12 El hombre que proceda con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que está para ministrar allí delante de Jehová, tu Dios, o al juez, ese morirá. Así apartarás el mal de en medio de Israel. 13 Y cuando todo el pueblo lo sepa, temerá y no se ensoberbecerá. (RV)

 

Dios les ordenó bajo la ley demostrar sentencia de un juicio justo, y no lo hicieron así.

 

Entregaron el juicio a los Gentiles y a Pilato. Lo entregaron a Pilato en el Pretorio, la casa del pretor (ref. Marcos 15:16) o Sala de Juicio que no era el palacio de Herodes, como lo vemos en Lucas 23:7.

 

Le dijeron a Pilato que si él no fuera un criminal, no se lo habrían entregado (Juan 18:30). Cuando se le preguntó si él era rey, él dio esta respuesta.

 

Yo nací y por esta causa vine al mundo para decir lo que es la verdad. Y todos los que pertenecen a la verdad, me escuchan.

 

Pilato, que era educado y astuto en retórica, dijo, "¿Qué es la verdad?" Dijo esto porque él todavía no era de la verdad. Uno tiene que ser llamado por Dios para entender. Pilato entonces salió donde los judíos y dijo: Yo no encuentro ninguno delito en este hombre.

 

Se les dio la oportunidad de retractarse del juicio deshonesto de la boca de los Gentiles que ellos despreciaban y consideraban impropios de entrar a su Templo.

 

Pilato les dio la oportunidad para liberar a Cristo y les ofreció una alternativa, sin embargo, aquí se llevó a cabo la substitución más importante de la historia.

 

Ellos gritaron, ¡A ese no!, ¡A Barrabás! que era un ladrón. Bar Abbas significa hijo del padre.

 

El simbolismo aquí fue que Cristo murió a fin de que pudiéramos ser liberados como hijos del Padre.

 

Antes de que el proceso siguiera su curso con la eficacia de la cual Roma era famosa, Pilato trató de persuadirlos otra vez.

 

Juan 19:1-7 1 Así que tomó entonces Pilato a Jesús y lo azotó. 2 Los soldados entretejieron una corona de espinas y la pusieron sobre su cabeza, y lo vistieron con un manto de púrpura, 3 y le decían: ¡Salve, Rey de los judíos! y le daban bofetadas. 4 Entonces Pilato salió otra vez, y les dijo: Mirad, os lo traigo fuera para que entendáis que ningún delito hallo en él. 5 Y salió Jesús llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Pilato les dijo: ¡Éste es el hombre! 6 Cuando lo vieron los principales sacerdotes y los guardias, dieron voces diciendo: ¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo! Pilato les dijo: Tomadlo vosotros y crucificadlo, porque yo no hallo delito en él. 7 Los judíos le respondieron: Nosotros tenemos una ley y, según nuestra ley, debe morir, porque se hizo a sí mismo Hijo de Dios. (RV)

 

Ellos no le hicieron caso y dijeron que él se llamó a sí mismo el hijo de Dios. Pilato entonces estaba muy consciente que se trataba de una disputa religiosa donde este hombre no sólo era intachable, sino que podría haber sido un dios. Pues los romanos y griegos, así como los asiáticos, creían que los elohim o theoi tenían realmente el poder de habitar en los hombres y se aparecieron realmente como hombres de descendencia divina. Éste era el cargo por el cual el Sanedrín lo había condenado, como lo vemos en Mateo 26:65-66 (ref. Lev. 24:16).

 

Esta blasfemia era supuestamente contra el nombre de Dios aún así él clamaba ser el hijo de Dios y así fue afirmado por Malaquías, como una declaración verdadera, ¿No tenemos todos nosotros un mismo Padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios?

 

Malaquías 2:10 ¿Acaso no tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios? ¿Por qué, pues, somos desleales los unos con los otros, profanando el pacto de nuestros padres? (RV)

 

Cristo se defendió antes que el cargo sea levantado.

 

Juan 10:33-38 33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia, porque tú, siendo hombre, te haces Dios. 34 Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra Ley: "Yo dije, dioses sois"? 35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), 36 ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: "Tú blasfemas", porque dije: "Hijo de Dios soy"? 37 Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis. 38 Pero si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí y yo en el Padre. (RV)

 

Este cargo fue infundado y fue un producto de la ignorancia que tenían los judíos de la ley y del plan de Dios. Así mismo, los elegidos son acusados de cargos mal intencionados por el Cristianismo dominante que durante siglos ha elaborado conspiraciones para matarlos, al igual que lo hicieron con el Mesías antes de los elegidos.

 

Pilato trató de liberarlo nuevamente con estas palabras.

 

Juan 19:8-11 8 Cuando Pilato oyó decir esto, tuvo más miedo. 9 Entró otra vez en el pretorio, y dijo a Jesús: ¿De dónde eres tú? Pero Jesús no le respondió. 10 Entonces le dijo Pilato: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte y autoridad para soltarte? 11 Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí si no te fuera dada de arriba; por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene. (RV)

 

El poder entregado a Pilato fue dado por Dios. Así, todo gobierno es permitido por Dios sobre los elegidos. Quienquiera que acuse falsamente o nos entregue a juicio bajo falsas acusaciones o juicios injustos es culpable de pecado mayor.

 

Pilato buscó liberar al Mesías pero los judíos no lo escucharon. Si estaba en lo correcto, entonces ellos serían condenados por la ley, la cual habían pervertido.

 

Juan 19:12-16 12 Desde entonces procuraba Pilato soltarlo, pero los judíos daban voces diciendo: Si a este sueltas, no eres amigo de César; todo el que se hace rey, a César se opone. 13 Entonces Pilato, oyendo esto, llevó fuera a Jesús, y se sentó en el tribunal, en el lugar llamado El Enlosado, en hebreo, Gábata. 14 Era la preparación de la Pascua y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: ¡Aquí tenéis a vuestro Rey! 15 Pero ellos gritaron: ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Crucifícalo! Pilato les dijo: ¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: ¡No tenemos más rey que César! 16 Así que entonces lo entregó a ellos para que fuera crucificado. Tomaron, pues, a Jesús y se lo llevaron. (RV)

 

El pasaje de la crucifixión en Juan es bien conocido.

 

Juan 19:17-22 17 Él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, en hebreo, Gólgota. 18 Allí lo crucificaron con otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. 19 Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: Jesús Nazareno, Rey de los judíos. 20 Muchos de los judíos leyeron este título, porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. 21 Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: "Rey de los judíos", sino: "Éste dijo: Soy rey de los judíos". 22 Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito. (RV)

 

Aquí el término uno a cada lado, en realidad, es enteuthen kai enteuthen, que significa acá y allá. Esto se examina en el artículo La Cruz - Sus Orígenes y Su Significación [039].

 

Pilato fue inspirado para escribir este verso no sólo por el Espíritu Santo, sino porque él estaba convencido de la inocencia del Mesías y que él era lo mejor o más real de esta multitud injusta que buscó a través de sus sacerdotes matar a un hombre justo.

 

La profecía prosigue cumpliéndose conforme la crucifixión continúa.

 

Juan 19:23-24 23 Cuando los soldados crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. 24 Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura, que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados. (RV)

 

Esto ocurrió para cumplir con lo dicho en el Salmo 22:18.

 

Salmo 22:1-8 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor? 2 Dios mío, clamo de día y no respondes; y de noche no hay para mí descanso. 3 Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel. 4 En ti esperaron nuestros padres; esperaron y tú los libraste. 5 Clamaron a ti y fueron librados; confiaron en ti y no fueron avergonzados. 6 Pero yo soy gusano y no hombre; oprobio de los hombres y despreciado del pueblo. 7 Todos los que me ven se burlan de mí; tuercen la boca y menean la cabeza, diciendo:  8 Se encomendó a Jehová, líbrelo él; sálvelo, puesto que en él se complacía. (RV)

 

Aquí vemos lo que dice Cristo mencionado en la profecía. En el versículo 1, vemos su ruego en la estaca. Vemos el Salmo 22:8 citado en Mateo 27:43; Marcos 15:29 y Lucas 23:25.

 

En el Salmo 22:18, vemos la profecía que se reparten sus vestiduras a la suerte.

 

En el Salmo 22:22, vemos la profecía citada que se menciona en Hebreos 2:12.

 

Salmo 22:22-31 22 Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré. 23 Los que teméis a Jehová, ¡alabad lo! ¡Glorificad lo, descendencia toda de Jacob! ¡Temed lo vosotros, descendencia toda de Israel!, 24 porque no menos preció ni rechazó el dolor del afligido, ni de él escondió su rostro, sino que cuando clamó a él, lo escuchó. 25 De ti será mi alabanza en la gran congregación; mis votos pagaré delante de los que lo temen. 26 Comerán los humildes hasta quedar saciados; alabarán a Jehová los que lo buscan; vivirá vuestro corazón para siempre. 27 Se acordarán y se volverán a Jehová  todos los confines de la tierra, y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti, 28 porque de Jehová es el reino y él regirá las naciones. 29 Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra; se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo, aun el que no puede conservar la vida a su propia alma. 30 La posteridad lo servirá; esto será contado de Jehová hasta la postrera generación. 31 Vendrán y anunciarán su justicia; a pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto. (RV)

 

Observamos de este Salmo que Dios no escondió su rostro al Mesías y que Él no lo abandonó, como se cree por lo que dice la cita del Salmo 22:1, sino que Dios lo salvó.

 

Hebreos nos muestra el motivo de este sacrificio.

 

Hebreos 2:10-18 10 Convenía a aquel por cuya causa existen todas las cosas y por quien todas las cosas subsisten que, habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionara por medio de las aflicciones al autor de la salvación de ellos, 11 porque él que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, 12 diciendo: Anunciaré a mis hermanos tu nombre, en medio de la congregación te alabaré. 13 Y otra vez dice: Yo confiaré en él. Y de nuevo: Aquí estoy yo con los hijos que Dios me dio. 14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, 15 y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. 16 Ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. 17 Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel Sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. 18 Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados. (RV)

 

Así, se permitió que el cordero fuera muerto porque, por su muerte, muchos serían salvados a través de su creencia y fe.

 

¿Por qué entonces este Cordero de Dios tuvo que despojarse de su naturaleza espiritual preexistente y hacerse hombre sin buscar igualdad con Dios, como algo que se pueda agarrar, después de que él se humilló hasta morir, incluso hasta una muerte sobre la estaca? (ref. Fil. 2:5-8 RSV).

 

Entonces, ¿desea Dios sacrificio, aún hasta él de Su propio hijo? ¡No! Él no desea sacrificio.

 

Oseas 6:4-7 4 ¿Qué haré contigo, Efraín? ¿Qué haré contigo, Judá? Vuestra piedad es como nube matinal, como el rocío de la madrugada, que se desvanece.5 Por eso los he quebrantado mediante los profetas; con las palabras de mi boca los maté, y tus juicios brotarán como la luz. 6 Porque misericordia quiero y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos. 7 Pero ellos, cual Adán, violaron el pacto; allí han pecado contra mí. (RV)

 

También vimos este concepto en 1Samuel 15:22, Eclesiastés 5:1 y Miqueas 6:8.

 

Samuel dice que es obediencia lo que Dios quiere en vez de sacrificio. Esta obediencia es necesaria para la vida eterna. La desobediencia es la transgresión de la ley y la transgresión de la ley es pecado y el pago del pecado es la muerte.

 

Así, es necesaria la reconciliación para la vida eterna. A fin de reconciliarse, tenemos que ser obedientes a Dios y a Su ley, que procede de Su naturaleza (ver los artículos El Gobierno de Dios [174] y El Amor y la Estructura de la Ley [200]).

 

Esta obediencia se extendió a Jesucristo. Para que la creación sea reconciliada, Cristo tuvo que desear entregar su vida y convertirse en carne como nosotros y ser tentado, como lo fuimos. Dios no quiso sacrificio; Él quiso obediencia de todos Sus hijos. Para poder guiarnos, Cristo tuvo que mostrar que él era obediente hasta la muerte. Satanás no tuvo tal obediencia.

 

Esa es la razón de la muerte del Mesías. Él no satisfizo una idea perversa de Dios. Tampoco la muerte del Mesías es una noción pagana no bíblica propuesta en la corrupción de la Escritura, como lo reclaman algunos grupos extraños.

 

La muerte del Mesías por su propio sacrificio voluntario era vital para la reconciliación de la creación con Dios, tanto la creación divina como la terrenal. La única manera que esto pueda lograrse fue por uno de los miembros del Ejército al dejar su posición y su vida eterna para convertirse en un hombre mortal (ver los artículos Sobre la Inmortalidad [165] y El Propósito de la Creación y del Sacrificio de Cristo [160]).

 

Cristo tuvo que poner esta era en marcha y luego estar dispuesto a morir por ella. Sólo de esa manera él sería adecuado para dirigirla.

 

Esta misma prueba se requiere de los elegidos y por eso, nosotros hemos sido probados y muertos fuera del campamento al igual que él mismo fue muerto fuera del campamento. Ya que buscamos la ciudad de Dios y el gobierno funcional de Jesucristo a su vuelta a esta tierra, como el rey conquistador.

 

Hebreos 13:5-16 5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora, pues él dijo: No te desampararé ni te dejaré. 6 Así que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre. 7 Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta e imitad su fe. 8 Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos. 9 No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas. Es mejor afirmar el corazón con la gracia, no con alimentos que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellos. 10 Tenemos un altar, del cual no tienen derecho de comer los que sirven al Tabernáculo, 11 porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el Sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento.12 Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. 13 Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su oprobio, 14 porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir. 15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16 Y de hacer el bien y de la ayuda mutua no os olvidéis, porque de tales sacrificios se agrada Dios. (RV)

 

Cuando Pablo escribió, el Templo estaba funcionando en su totalidad. Lo que está en discusión es el tema del sacrificio y su papel con los elegidos y, quizás, los animales ofrecidos.

 

Recuerde, somos el Templo de Dios y aquellos que sirven el tabernáculo con sus sacrificios no tienen ningún derecho de comer de nuestro altar. Él sufrió fuera del campamento para que su sangre pudiese santificar a la gente, no para satisfacer cualquier capricho sacrificatorio del Padre.

 

El sistema entero de sacrificio fue establecido para apuntar hacia los elegidos y el Mesías, como los líderes del gobierno de Dios. La cantidad y la ubicación a lo largo del año tenían un significado específico. Dios no es ningún sádico que quiere que la gente sea muerta. Él quiere la obediencia a Sus leyes. El resultado de la desobediencia es la muerte, en el hecho de que la vida eterna no será conferida a aquellos que desobedecen. Por eso hay dos resurrecciones (ref. Apo. 20:4-15). Los elegidos reciben la primera resurrección y la vida eterna por su obediencia y fe en Cristo. La fe sin obras está muerta (Santiago 2:20-26). Por nuestras obras, mostramos nuestra fe (San. 2:18) y nuestras obras son la obediencia a Dios vivo, como el Mesías lo demostró a fin de ser el primer fruto y el primogénito de los muertos (Col. 1:18) haciéndose un hijo de Dios en poder a través del Espíritu Santo por su resurrección de entre los muertos (Rom. 1:4).

 

Podemos ver ahora que la crucifixión y la muerte del Cordero eran el punto de culminación de toda la historia y toda profecía hasta aquel momento. En ese día, el mundo entero y su destino descansaron sobre los hombros de aquel sacrificio libre de pecado. Él entregó su propia vida por nosotros porque está escrito amarás a tu prójimo como a tí mismo y éste es el segundo gran mandamiento (ref. Mateo 19:19). Esto fue probado al final pues nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por su amigo (Juan 15:13). Ya que Dios es amor (1Juan 4:8).

 

Juan 19:25-42 muestra la secuencia de sus últimas actividades como hombre. Su cuidado era para su madre. Ella fue colocada al cuidado de la Iglesia. Sus otros hermanos obviamente no estuvieron presentes en la estaca; sólo su madre y tía paradas junto al apóstol Juan, a cuyo cuidado la entregó él. Debería notarse que Juan parece haber sobrevivido a todos los hermanos de Cristo. Por lo tanto, Cristo entregó a su madre al cuidado de Juan quien sobreviviría a los hermanos y la cuidaría en su vejez.

 

Juan 19:25-27 25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena. 26 Cuando vio Jesús a su madre y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. 27 Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa. (RV)

 

Todas las cosas fueron llevadas a cabo excepto por algunas profecías. Una de estas profecías decía que él sería traspasado.

 

Zacarías 12:8-14 8 En aquel día Jehová defenderá al habitante de Jerusalén; el que entre ellos sea débil, en aquel tiempo será como David, y la casa de David será como Dios, como el ángel de Jehová que va delante de ellos. 9 En aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vengan contra Jerusalén. 10 Pero sobre la casa de David y los habitantes de Jerusalén derramaré un espíritu de gracia y de oración. Mirarán hacia mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por el hijo unigénito, y se afligirán por él como quien se aflige por el primogénito. 11 En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadad-rimón en el valle de Meguido. 12 Esta tierra se lamentará, familia por familia; la familia de la casa de David por su lado, y sus mujeres aparte; la familia de la casa de Natán por su lado, y sus mujeres aparte; 13 la familia de la casa de Leví por su lado, y sus mujeres aparte; la familia de Simei por su lado, y sus mujeres aparte; 14 y así todas las otras familias, cada una por su lado, y sus mujeres aparte. (KJV)

 

Juan 19:28-37 28 Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliera: ¡Tengo sed! 29 Había allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja y, poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. 30 Cuando Jesús tomó el vinagre, dijo: ¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu. 31 Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la Pascua, a fin de que los cuerpos no quedaran en la cruz el sábado (pues aquel sábado era de gran solemnidad),  rogaron a Pilato que se les quebraran las piernas y fueran quitados de allí. 32 Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas al primero y asimismo al otro que había sido crucificado con él. 33 Pero cuando llegaron a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. 34 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. 35 Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis, 36 pues estas cosas sucedieron para que se cumpliera la Escritura: No será quebrado hueso suyo. 37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron. (RV)

 

Así, él fue traspasado y entregó el Espíritu Santo.

 

Era a la novena hora, o a las 15h00, cuando se tenía que matar a los corderos. La oscuridad cubrió la tierra en esta hora a partir del mediodía o desde la sexta hasta la novena hora (Mateo 27:45; Marcos 15:43).

 

Mateo 27:39-54 39 Los que pasaban lo insultaban meneando la cabeza 40 y diciendo: Tú, él que derribas el templo y en tres días lo reedificas, sálvate a ti mismo. Si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz. 41 De esta manera también los principales sacerdotes, junto con los escribas, los fariseos y los ancianos, se burlaban de él y decían: 42 A otros salvó, pero a sí mismo no se puede salvar. Si es el Rey de Israel, que descienda ahora de la cruz, y creeremos en él. 43 Confió en Dios; líbrelo ahora si le quiere, porque ha dicho: "Soy Hijo de Dios".44 Del mismo modo lo insultaban los ladrones que habían sido crucificados con él.  45 Desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. 46 Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? (que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?). 47 Algunos de los que estaban allí decían al oírlo: A Elías llama este. 48 Al instante, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, la empapó de vinagre, la puso en una caña y le dio a beber.49 Pero los otros decían: Deja, veamos si viene Elías a librarlo. 50 Pero Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.  51 Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; la tierra tembló, las rocas se partieron, 52 los sepulcros se abrieron y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; 53 y después que él resucitó, salieron de los sepulcros, entraron en la santa ciudad y aparecieron a muchos. 54 El centurión y los que estaban con él custodiando a Jesús, al ver el terremoto y las cosas que habían sido hechas, llenos de miedo dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios. (RV)

 

Este texto da las secuencias de tiempo implicadas en los acontecimientos en Juan y hace algunos otros comentarios. Vemos del texto que, cuando el Espíritu Santo fue cedido y Cristo murió, el velo del templo fue rasgado en dos. Aquí vemos el verdadero objetivo de la crucifixión demostrado físicamente. Hasta este tiempo, sólo el sumo sacerdote podría entrar en el Santo de los Santos y luego sólo una vez al año y únicamente con sangre, lo que apuntaba hacia Cristo como el Mesías y su muerte en este mismo instante. Cuando el Mesías murió, abrió el camino en el Santo de los Santos para nosotros de modo que podamos ir seguros ante el trono de gracia e interceder por otros como Cristo intercedió por nosotros. Haremos esto hasta que nosotros mismos seamos vertidos como una ofrenda de bebida hecha al Señor. La resurrección que sucedió implicando a todos estos santos era del mismo tipo que Lázaro, que fue una resurrección a la vida física. Ellos, como algunos Adventistas reclaman, no subieron al cielo.

 

Después de esto, él fue bajado de la estaca y fue sepultado, ya que los Días Santos estaban a punto de comenzar.

 

Juan 19:38-42 38 Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiera llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces fue y se llevó el cuerpo de Jesús. 39 Vino también Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. 40 Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según la costumbre judía de sepultar. 41 En el lugar donde fue crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no se había puesto a nadie. 42 Allí, pues, por causa de la preparación de la Pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús. (RV)

 

Él fue el cordero y fue colocado en la tumba donde permanecería por tres días y tres noches a partir del inicio del 15 de Nisan a las 18h00, miércoles en aquel año 30 EC, y permaneció allí hasta la tarde del sábado a las 18h00,  el final del 17 de Nisan, para prepararse para subir al cielo a las 9h00 del domingo por la mañana, como ofrenda de la gavilla mecida.

 

q